martes, 11 de febrero de 2014

No se trata de magos y de flores: Se trata de Maga Florida



   Es cierto... no se trata de magos y de flores cuando decimos Maga Florida, pero bien puede decirse que es un dueto musical mágico y porque no, florido.
  Desde la guitarra del excelente músico Facundo Cabrera se despliegan sonidos mucho más que pegadizos, sino más bien poéticos, logrando así un camino hacia el túnel de melodías con las que uno quiere viajar siempre y nunca dejar de escuchar. Y ni hablar de Magalí Pintener, la voz, irreverente y contundente que se quiere reflejar por momentos con los de una cantante de tango en una cantina de un viejo bar, pero también de una dulce niña salida de un coro de ángeles.
  Quizá en aquel 2008 cuando Maga salió con la guitarra bajo el brazo para tocar en la famosa calle Florida muchos hubieran dicho: "Sueña Grande". Pero de a poco el sueño comenzó a mutar para convertirse en la realidad que hoy es. Al tiempo que Maga se le animó a la prodigiosa idea de convertirse en una verdadera artista callejera con todas las letras, pero también con todas las fuerzas, conoció a este muchacho que sabe más de música que de cualquier otra cosa, Facundo, para lograr ser uno y sonar como hoy están sonando.
  La banda no solo se le anima al rock nacional, desde su repertorio se escuchan melodías de Charly, el flaco Spinetta, pasando por temas de Sandro y tango también. Son gente minuciosa con lo que hacen, no caen al boleo, son horas de mucho ensayo y mucho corazón.
  En esta oportunidad, que se presentaron en el teatro La Luna Varieté, Monte Grande, contaron con la participación de un nuevo integrante, Marcos Benavidez Ayala, para darle golpe, fuerza y sudor en la batería. 
  Y además como no se andan con "chiquitas" se dieron el lujo de sumar una flauta, de la mano de Ayelen y un bajo, por parte de Anibal. Lo que quiere decir que cada día, el duo va tomando las dimensiones que le corresponden.
  Quien todavía no tuvo la oportunidad de preparar oídos, les aseguro que no van a arrepentirse... Maga Florida deja en claro que la música no se trata solo de sonidos, hay mucho poder en eso que ellos hacen, cuando se plantan en el escenario tienen la fuerza de un gran torbellino que cambia el ambiente convirtiendo el clima en notas únicas e irrepetibles que uno no quiere dejar de escuchar. Nos vamos cantando bajito y esperando hasta la próxima fecha... esperando que la Magia... vuelva a comenzar

No hay comentarios:

Publicar un comentario